¿Acondicionador o mascarilla?

Todo en la vida necesita de complementos. Por ejemplo, la felicidad que dan los hijos, la pareja, el éxito profesional… Son un cúmulo de situaciones que van sumando para alcanzar un nivel óptimo de plenitud. Lo mismo sucede con el cuidado de nuestro cuerpo, en este caso del cabello. Usamos champús, cremas, tratamientos, aceites y todo tipo de elementos que buscan darle fortaleza y realzar su belleza.

En medio de esa gama de productos hay dos muy importantes que complementan la acción del champú: los acondicionadores y las mascarillas. Escoger, uno u otro, depende de las necesidades de cada persona, el tipo de cabello y qué se busca con el uso de alguno de estos. Lo importante es determinar en qué momento debe ser usado el acondicionador y en cuál la mascarilla. Comencemos por decir que el primero es un hidratante capilar, deja suave el cabello y evita que aparezca el inoportuno frizz. Su uso puede ser diario y sus efectos son inmediatos. La mascarilla, en cambio, necesita un poco más de tiempo para hacer efecto. Tiene ingredientes con mayor concentración que garantizan la recuperación del cabello, fortaleza, el brillo y la suavidad del mismo. Otra diferencia entre estos productos es la frecuencia con la que se deben usar. Se recomienda que el acondicionador se aplique cada vez que se hace el lavado del cabello, mientras que la mascarilla una vez por semana,
o dependiendo de los factores climáticos. Para gustos los colores, pero antes de elegir cual se ajusta a las necesidades de cada quien, ten en cuenta que se pueden usar los dos, sin duda los resultados serán excelentes.

Productos sin aclarados, una alternativa que gana terreno en el cuidado capilar

Las condiciones climáticas, el agua y otros factores externos y genéticos hacen que el cuidado capilar cada día tenga mayores estándares de calidad que se ajusten a las necesidades de cada persona. Es por eso que los productos sin aclarado se han ido ganando un espacio en el mercado y con tendencia a posicionarse como una de las mejores alternativas.
Los productos sin aclarado ofrecen la posibilidad de obtener resultados en menor tiempo en comparación con otros. Dan mayor hidratación, volumen y suavidad al cabello. Además, son muy prácticos y su durabilidad permite que los nutrientes
actúen por más tiempo, En MYC con una gama de productos que se ajustan a las necesidades y gustos de cada persona. Sérum, aceites y botox. Cada uno tiene función específica y se complementan en el cuidado capilar.
El sérum y los aceites, por ejemplo, contienen una fórmula concentrada que penetra y ofrece resultados casi que inmediatos. Da brillo, hidrata, es reparador y, lo más importante, son fáciles de usar.
El botox refuerza la fibra, nutre y da mucho brillo. Su principal característica es el efecto rejuvenecedor en el cabello debido a que contiene ingredientes naturales que no causan daño al cuero cabelludo. Lo más importante es que el efecto es
casi inmediato.
En MYC te recomendamos que antes de usar alguna de estas alternativas tengas la asesoría de tu estilista de confianza para que te recomiende cuál es la presentación que se ajusta a tus necesidades y que te dará los resultados que necesitas.